A la hora de reclamar, es el contribuyente quien debe demostrar con pruebas que no hubo ninguna ganancia al vender. Pinche aquí

La sala de lo contencioso administrativo determina así el alcance de una sentencia del Tribunal Constitucional de febrero de 2017, que anuló el impuesto municipal sobre las plusvalías y que establecía que "en ningún caso podrá el legislador establecer un tributo tomando en consideración actos o hechos que no sean exponentes de una riqueza real o potencial".

El Tribunal Supremo establece que, para eludir el pago de la plusvalía municipal al vender un inmueble, es el vendedor quien debe acreditar que no hubo ganancia patrimonial con la transacción.

Posteriormente, si la administración lo considera necesario o pertinente, podrá revisar lo expuesto por el vendedor y aportar sus pruebas, si las hubiere, de que sí hubo ganancia, en cuyo caso será aplicable el impuesto.


Publicado: 16 de Julio de 2018